Energías renovables o apagón mundial

0
193

La Energía Renovable (ER) es cualquier forma de energía de origen solar, geofísico o biológico que se renueva mediante procesos naturales a un ritmo igual o superior a su tasa de utilización. Se obtiene de los flujos continuos o repetitivos de energía que se producen en el entorno natural y comprende tecnologías de baja emisión de carbono, como la energía solar, la hidroeléctrica, la eólica, la mareomotriz y del oleaje, y la energía térmica oceánica, así como combustibles renovables tales como la biomasa (IICA, 2014) . Estas formas de energía son las más amigables con el medioambiente.
Es por esta razón que las ER son el principal pilar del Desarrollo Sostenible, motivo por el cual la Organización de las Naciones Unidas (ONU) publicó en 1987 el Informe Brundtland sobre Desarrollo Sostenible, en el cual se plantean preocupaciones, tareas y esfuerzos para que la comunidad internacional asuma un enfoque integrador e interdisciplinar que permita rectificar el rumbo del desarrollo (López Echeverría, 2018). Dicho sea de paso, el Desarrollo Sostenible se obtiene de la combinación del desarrollo económico y el desarrollo social con un mínimo impacto ecológico.
El citado informe define Desarrollo Sostenible como “asegurar que se satisfagan las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones para satisfacer las propias”. En consonancia con esa definición en la Quinta Cumbre de las Américas – desarrollada en Puerto España en 2009 – se reconoció que la energía es un recurso esencial para mejorar el nivel de vida de los pueblos, y que el acceso a la energía es de primordial importancia para el crecimiento económico con equidad e inclusión social (IICA, 2014) . De modo que, sin energía no puede haber desarrollo ni paz.
Por su parte, la Asamblea General de la ONU adoptó en 2015 una agenda a favor de las personas, el planeta y la prosperidad, tomando también en cuenta la paz y las alianzas. Dicha agenda está compuesta por 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), los cuales a su vez se desglosan en 169 metas universales. Pero, no obstante las buenas intenciones, la mejor forma de lograr esas metas y objetivos, si no la única, es a través de estrategias de divulgación y educación, ya que esta última es el camino más seguro a la paz, a la superación de la pobreza y al alcance de la sustentabilidad.
Consecuentemente, la Organización Latinoamericana de la Energía (OLADE), reconociendo que las ER constituyen un aporte importante para la reducción de emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI), dada su baja o nula emisión de contaminantes, lanzó una encuesta en base a la pregunta ¿Cuál es su visión sobre la necesidad de abordar cambios en las políticas y los marcos regulatorios de su país para incrementar el uso de energías renovables para generación de electricidad? El 70% de los encuestados indicó que se requieren nuevas políticas y nuevos marcos regulatorios. Al hablar de Energías Renovables y sus beneficios es imposible dejar de lado el fenómeno del Calentamiento Global, mismo que es la causa fundamental del Cambio Climático (CC). El cual, según el Panel Intergubernamental para el Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés), es un “cambio en los patrones climatológicos del planeta, provocado por el calentamiento de la atmósfera y los océanos, principalmente debido a las concentraciones de Gases de Efecto Invernadero” y a los cambios en el uso de suelos, principalmente cuando se corta un bosque natural para dedicarlo a pastoreo y/o cultivo.
En los últimos 800,000 años las concentraciones atmosféricas de Dióxido de Carbono (CO₂), Metano (CH₄) y Óxido Nitroso (N₂O) han aumentado a niveles sin precedentes. Las concentraciones de CO₂ han aumentado en un 40% desde la era preindustrial. El CO₂ se libera por el uso de combustibles fósiles, de energía fósil, de fertilizantes y por cambios del uso del suelo; el CH₄ se libera siempre que hay descomposición anaerobia o combustión incompleta de materiales orgánicos; y, el N₂O se libera del suelo cuando se aplican abonos orgánicos o fertilizantes químicos que contienen nitrógeno.
Dos de las explicaciones más detalladas que se pueden encontrar sobre el Calentamiento Global y sus efectos son las que hacen Al Gore y Leornardo DiCaprio en sendos documentales producidos al efecto. El primero, llamado Una Verdad Incómoda – estrenado en 2006 y que ya cuenta con una segunda parte – tiene el objetivo de alertar al público de una creciente emergencia planetaria debido al Calentamiento Global y muestra incidentes reconstruidos de su propia biografía y de sus aspiraciones a la presidencia de Estados Unidos. La película ganó dos premios Oscar y Gore el Nobel de la Paz.
Por su parte, DiCaprio llamó a su película Antes Que Sea Tarde y fue producida en colaboración con Martin Scorsese y otros. El documental forma parte de las actividades de la Fundación Leonardo DiCaprio (LDF por sus siglas en ingles) que trabaja para proteger la biodiversidad, implementar la conservación de los océanos y los bosques y educar al mundo sobre el Cambio Climático. Según el actor, básicamente, lo que busca es influir en una economía capitalista para intentar invertir en energías renovables, para sacar menos dinero y subsidios de las compañías petroleras.
Ambos documentales, que contaron con el respaldo de ONGs, empresas, personalidades y autoridades políticas, sociales y científicas – entre ellos Barak Obama y el Papa Francisco -, no solo coinciden en que los combustibles fósiles son la principal causa del CC, sino que son finitos y a medida que se vayan agotando se pueden desatar conflictos internos e internacionales por los recursos menguantes en un planeta sediento, tal y como titulara Michael Clarck su famoso libro, publicado en 2008, donde aborda el principal problema al que se enfrenta el mundo actual: la energía.
Finalmente, el mundo debe poner fecha al fin del petróleo. Aunque esto supone, por un lado, la obligación de potenciar las energías renovables, por otro lado, debemos estar preparados para vivir sin petróleo, ya que si no se pone coto al uso del combustible, a lo mejor en 2070 no hay mundo en el que vivir (MSN Noticias, 2020), ya que cada año los efectos del CC son más intensos y destructivos. Según la compañía BP (British Petroleum), la cantidad de petróleo que queda por extraer en todo el planeta rondaría los 1,700 billones de barriles ¿Qué significa esto en años?
Todo apunta a que el petróleo se terminaría dentro de 50 años, en torno a 2070. Siendo lamentable que la existencia actual de petróleo ha tomado millones de años y Sapiens va a acabar con sus reservas en sólo dos siglos. Pero, a pesar de lo negativo de su uso, supone un gran problema el agotamiento del petróleo, ya que al día de hoy es el combustible más usado en el mundo, con un tercio del consumo global de energía. Le siguen el carbón y el gas. En cuarto lugar aparece la energía hidroeléctrica. En el caso dominicano, el 76 % de la energía utilizada es térmica (ADIE, 2020).

- Publicidad -

Deja un comentario